TAN REAL COMO UN DEUS EX MACHINA / Por Daniel Bencomo

A mediados del siglo pasado, en la embriaguez de la aristocracia que fundan los círculos del arte, Elmyr de Hory produjo una gran cantidad de piezas pictóricas que emulaban fielmente a las de pintores imprescindibles. A través de Fernand Legros, marchante de arte de poco escrúpulo, de Hory logró estafar a algunos de los más serios coleccionistas y especialistas. Historia similar es la del falsificador alemán Wolfgang Beltracchi, que tras 35 años de labor indetectable fue arrestado en 2011, al cometer un error en el cuadro Red picture with horses, que se atribuía a Heinrik Campendonk.

Leer Más // Read More